Domingo.

Las horas se vuelven trágicas,
Gritan desde el segundero del reloj,
Enciendo un cigarrillo y miro la pared,
La tele encendida que envenena.

Afuera las nubes vomitan aguas y tristezas,
La soledad invadió este cuarto completamente
Y el cuarto se vuelve más y más pequeño,
Yo elegí esto.

Elegí charlar cara a cara con la muerte.

Comentarios

Entradas populares