lunes

Insome

A veces me siento borgeanamente invadido y me despierto atormentado por creer que soy el sueño de alguien más, a duras penas me repongo y cuando la razón empieza a asentarse, descubro que en realidad ni siquiera yo he soñado, me quedo recostado mirando el techo, y empiezo a bailar en el limbo suavemente,  las danzas siempre llevan ritmos que han sido tomados de distintos sitios, y allí se van entremezclando con el mismo silencio que va mutando caoticamente, todo esto se desarrolla en total oscuridad, es decir, y permítanme aclararles que la oscuridad es ausencia de luz, por lo que queda totalmente descartado mi sentido de la vista, no puedo ver nada. La danza se torna cada vez más veloz, y mi cuerpo empieza a agrietarse, como si percibiese o si se aproximase una destrucción, a mayor velocidad, mayor es la sensación de caída que expermiento, cuando de repente, la oscuridad desaparece, dejo de danzar, no oigo más el silencio, y mis ojos, aún cerrados, empiezan a ver.
----------------------------------------------------------------------------------
Este contenido es de creación original por Facundo Lizondo.
Esta obra se encuentra bajo licencia Creative Commons (CC BY-NC-ND 3.0)

El resto de los derechos reservados

No hay comentarios:

Publicar un comentario