UN POCO DE OSCURIDAD

Me sumerjo en ese extraño limbo y seco los ojos.
El cielo está tan lejos…
El laberinto estalla y de a poco, los anhelos se tiñen de rojo;
Y El infierno está tan lejos…

Empiezo a enroscarme y es mi propia armadura quien me extrangula;
Extraño verdugo intangible de mis propios lienzos;
El cuarto se vuelve más y más pequeño.
Mis párpados se abren y cierran, dejando escapar burbujas de miedos.

El limbo es cada vez más profundo, y empiezo a ahogarme
Unos tiernos ojos rojos se van acercando.
La presión empieza a oxigenar unas venas contraidas.
Uno tras otro, mis recuerdos se van suicidando.

El espíritu ha enloquecido, y mi cuerpo jadea sediento.
Y con cada segundo que pasa se va alimentando un deseo…
El sol ya ha aparecido en el horizonte, lo presiento;
Un sórdido grito silenciado por el temor; solo el deseo…
Sólo el deseo…

 

Sólo el deseo…
----------------------------------------------------------------------------
Este contenido es de creación original por Facundo Lizondo.
Esta obra se encuentra bajo licencia Creative Commons (CC BY-NC-ND 3.0)

El resto de los derechos reservados.

Comentarios

Entradas populares